Mikel Varas

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Restos de la habitación del ansia

¿Qué fuerza inclina el deseo de vivir, hasta corromperlo?

¿Qué material corroe las necesidades de cada uno para favorecer el beneficio ajeno?

Tensiones que descuartizan nuestro auténtico ser, único, para volvernos masa que quiere ser masa, que cada día enajena los ladrillos con los que se construyen nuestra existencia verdadera.

Lo abandonado, como ruina o residuo, también nos identifica, es nuestra imagen reflejada, en su aparente equilibrio. Son espejo, asimismo, de otras ocultas ansias que también somos. Masivo holograma que nos reconoce y que, en el todo y en cada partícula, nos es.